La mirada de Brincar | Brincar x un autismo feliz
¿Es posible una vida feliz en el autismo?

20140602_1646551488257_10203044744099362_1272918214_nLa felicidad es un estado de ánimo de satisfacción y alegría, que se produce cuando creemos haber alcanzado una meta deseada. Todos tenemos derecho a la felicidad, a una vida digna, una vida de calidad y plena ciudadanía. Por eso, es también posible la felicidad en el autismo, si se aseguran los apoyos necesarios y el acceso integral a todo el abanico de posibilidades que presupone una calidad de vida plena. Esta calidad está satisfecha cuando se aseguran: el bienestar emocional, el desarrollo personal, las relaciones interpersonales, el bienestar físico y material, la autodeterminación, la inclusión y los derechos.leer mas

La autodeterminación es una de cualidades fundamentales para lograr calidad de vida, puesto que esta calidad aumenta dando poder a las personas sobre aspectos que las implican. Como cualquier otra persona, la persona con discapacidad debe poder participar de la planificación de su vida diaria para poder sentirse satisfecha, y para hacer realidad algunas de sus aspiraciones y sueños. Esta mirada implica situar a la persona, con todos sus intereses, motivaciones y grupo de apoyo (familiares, profesionales, amistades y vínculos con la comunidad), en el centro de la planificación, y no su patología. Asume los siguientes principios: • afirma el valor de toda persona por encima de sus perfiles de capacidad y limitación • cualquier persona puede permanentemente progresar si cuenta con los apoyos adecuados • el rol que cumple el entorno es esencial • la familia es la base de la inclusión social • la persona debe protagonista en la planificación de su futuro y en la construcción de su destino. Es así que Brincar orientará sus acciones con el abordaje denominado Planificación Centrada en la Persona – PCP que consiste en toda una filosofía y forma de trabajar que permite introducir en los planes individuales aspectos relativos a la satisfacción personal o a las aspiraciones personales, aportando una metodología de trabajo radicalmente diferente a la tradicional, invirtiendo los roles, de forma que la persona interesada sea el principal protagonista de este proceso. Para lograr este objetivo es importante trabajar y fortalecer en forma permanente el grupo de apoyo alrededor de una persona con discapacidad. Este grupo de apoyo, que implica a sus familiares, profesionales, amistades y vínculos en la comunidad en general, se reúne para elaborar, con la persona que requiere apoyo – persona central del grupo – un plan de futuro para mejorar su calidad de vida, basado en la máxima participación de la persona central, de sus preferencias, capacidades y elecciones. Más información