Para muchas personas con autismo, el mundo puede ser abrumador. La escuela, el trabajo, los parques infantiles, los eventos sociales y culturales están llenas de posibilidades de sobrecarga sensorial, intimidación, frustración, confusión. Dadas las dificultades de la vida diaria para una persona en el espectro del autismo, tiene sentido que el hogar sea, al menos parte del tiempo, un verdadero santuario. Desafortunadamente, eso no siempre es posible o práctico.

La vida familiar no siempre es predecible o tranquila. Las emergencias y los eventos que cambian la vida a menudo significan al menos un breve período de confusión. Con pequeños cambios, que no afectan significativamente la vida de los demás familiares, la casa puede convertirse en un lugar agradable donde recuperar energías.

Compartimos seis ideas para hacer tu casa más amigable para la persona con autismo:

  1. Proporciona un horario realista que vos y tu familiar autista puedan seguir, al menos la mayor parte del tiempo. Eso puede ser tan simple como “Volver a casa, cambiarse de ropa, mirar televisión por una hora, hacer la tarea, tomar una ducha, cenar, ir a la cama”. Poné el horario en un formato visual y asegurate de que todos entiendan lo que se espera. Este tipo de agenda suele servirles también a los hermanos.
  2. Dale a tu hijo espacio y tiempo para relajarse solo. Para muchas personas con (y sin) autismo, el tiempo de inactividad y el tiempo a solas son absolutamente esenciales.
  3. Mantené los alimentos preferidos en la casa, para que su familiar autista pueda comer al menos una cosa que le guste mucho. Eso no significa que nunca coma nada nuevo, pero sí significa que su familiar autista puede en algún momento comer algo que realmente disfrute.
  4. Explora y elimina olores, sonidos y luces que son realmente molestos. Es cierto que hay que usar productos de limpieza, pero existen algunos que no tienen tanto olor. Sí, sus otros hijos pueden escuchar música, pero pueden usar auriculares. Sí, a veces la luz tiene que estar prendida, pero las luces fluorescentes pueden ser realmente incómodas para alguien con problemas sensoriales.
  5. Limita las terapias en el hogar a lo que es realmente útil, necesario y relativamente agradable para tu hijo. ¡Ningún niño debe regresar a casa en un estado de temor, sabiendo que le quedan horas de terapia desagradable! A menudo, es posible que los padres y los terapeutas brinden terapias basadas en el juego o relajantes terapias sensoriales u ocupacionales en el hogar. Es muy probable que este tipo de terapias sean divertidas para el niño y ayuden a construir en lugar de forzar los lazos familiares.
  6. Está atento a los signos de estrés en tu familiar autista. Es posible que no pueda comunicar exactamente lo que le molesta, por lo que es posible que tengas que hacer un poco de trabajo de detective para determinarlo. Una vez encontrado el problema, podes hacer una lluvia de ideas con soluciones simples.
Modificado de: https://www.verywellhealth.com/realistic-tips-for-making-your-home-autism-friendly-260442

Foto: People photo created by freepik – www.freepik.com