Las actividades de la vida diaria (AVD), como la higiene personal, la preparación de comidas y la administración del dinero, son importantes para la vida independiente. Muchas personas con TEA muestran deficiencias en estas actividades en relación con sus habilidades cognitivas. Este estudio examinó los predictores del logro y las trayectorias de las AVD en una muestra longitudinal (2-21 años). De acuerdo con estudios previos, los participantes con TEA y diagnósticos fuera del espectro mostraron un desarrollo continuo de las AVD durante la niñez y la adolescencia. La edad mental no verbal de la niñez temprana fue el predictor más sólido del logro de dichas actividades para ambos grupos de diagnóstico. Los resultados sugieren que las habilidades de la vida diaria deben ser un foco de los planes de tratamiento para las personas con autismo, en particular los adolescentes en transición a la edad adulta.

El comportamiento adaptativo abarca actividades diarias importantes para la independencia, incluidas las habilidades de comunicación, sociales y de la vida diaria. El comportamiento adaptativo se define por el rendimiento y no por la capacidad. Por lo tanto, uno puede tener un comportamiento adaptativo bajo a pesar de tener un funcionamiento cognitivo promedio, por lo que es necesario abordar por separado las habilidades adaptativas en intervenciones para individuos con trastorno del espectro autista (TEA). Las actividades de la vida diaria (AVD), como la higiene personal, la preparación de comidas y la administración del dinero y el tiempo, son importantes para vivir de forma independiente y obtener un empleo. Una mayor comprensión de las trayectorias de las AVD y los predictores de los resultados en esta área pueden proporcionar información sobre los objetivos de intervención que ayudarán a promover la independencia funcional en adultos con TEA.

Algunos estudios indican que los individuos con TEA tienen cierta fortaleza en AVD en comparación con las habilidades de adaptación social y comunicativa. Sin embargo, muchas personas con TEA exhiben deficiencias significativas en las AVD en relación con sus habilidades cognitivas. Los estudios longitudinales muestran que los individuos con TEA obtienen ganancias en las AVD a lo largo de la infancia y en la adultez temprana; con cierta desaceleración de las ganancias a lo largo del tiempo.

Un CI más elevado en la infancia y / o la adolescencia ha sido el predictor más consistente y más fuerte de un mejor resultado de AVD en adultos. Los estudios que incluyen individuos con un CI más bajo sugieren ganancias menores o más lentas en comparación con pares que tienen un CI más alto. Se ha indicado que el cambio en el lenguaje y el cociente intelectual entre la primera infancia y la adolescencia tardía predicen con mayor fuerza las AVD en el adulto que cualquiera de las medidas por sí solas. Otros autores informaron que los adolescentes que tenían deterioro del lenguaje también tenían puntajes en estas áreas considerablemente más bajos que aquellos sin deterioro del lenguaje. Algunos estudios también han sugerido que las medidas simultáneas de comprensión del lenguaje, cociente intelectual verbal, síntomas de TEA y problemas de comportamiento / emoción están asociados con las AVD en adolescentes y adultos.

Al igual que en estudios longitudinales previos, los participantes con TEA y diagnósticos no TEA de esta investigación, mostraron un desarrollo continuo de las AVD durante la infancia y la adolescencia. Para ambos grupos de diagnóstico, la edad mental no verbal de la primera infancia fue un predictor significativo del logro de AVD. Las habilidades del lenguaje receptivo también predijeron el logro en dicha área. Los niños con TEA mostraron una progresión más lenta de estas habilidades en comparación con los niños con otros diagnósticos. Independientemente del diagnóstico, los niños con una edad mental no verbal inferior mostraron una progresión más lenta y significativamente menos AVD que los niños con mayor edad mental no verbal. Estos resultados sugieren que, aunque los niños con TEA pueden estar en riesgo de un desarrollo de las actividades de la vida diaria más lento que los niños con otros trastornos del desarrollo, esto se puede atribuir principalmente a que los niños con TEA tienen más dificultades para resolver problemas no verbales y/o más dificultades en del lenguaje receptivo. Como tal, las intervenciones dirigidas a AVD beneficiarían a los niños pequeños con retrasos cognitivos tempranos, independientemente del diagnóstico.

Se necesita investigación futura para investigar directamente la relación entre la intervención y el logro de AVD, prestando especial atención a los objetivos que se dirigen a dominios de habilidades específicas, como el cuidado personal, la preparación de alimentos y la seguridad. Algunos estudios han reportado mayores índices de adquisición de habilidades adaptativas para niños pequeños y niños en edad escolar cuyos programas de tratamiento incluían metas y objetivos para mejorar AVD. Además, se necesita investigación para desarrollar programas para apoyar el desarrollo de AVD en adolescentes y adultos.

Es notable que las trayectorias de las personas con TEA en este estudio sugirieron una desaceleración del logro de las AVD en la adolescencia posterior, en particular para las habilidades domésticas. Estos resultados enfatizan la necesidad de apoyo adicional para los adolescentes en transición a la edad adulta. Es importante destacar que el comportamiento adaptativo se define por el rendimiento típico y las expectativas o estándares de los cuidadores o aquellos que informan sobre su desempeño. Por lo tanto, una disminución en AVD puede reflejar cambios en el rendimiento o cambios en las expectativas de desempeño de los cuidadores a medida que las transiciones individuales a la edad adulta.

 

Modificado de: Hus Bal V, Kim SH, Cheong D, Lord C. 2015. Daily living skills in individuals with autism spectrum disorder from 2 to 21 years of age. Autism 19(7): 774–784. doi:10.1177/1362361315575840.