Si bien en general se prefiere usar baterías integrales de evaluación, la realización de evaluaciones diagnósticas prolongadas no siempre es factible, ni es necesariamente apropiada. Muchos instrumentos de diagnóstico estandarizados requieren una capacitación sustancial del examinador y consumen mucho tiempo, lo que limita el número de participantes que pueden clasificarse con precisión en grupos de diagnóstico TEA y no TEA dentro de un período de estudio típico. Por lo tanto, especialmente para las investigaciones epidemiológicas y etiológicas que requieren un gran número de participantes, existe la necesidad de instrumentos que puedan usarse para identificar más eficazmente a los niños con TEA.

La Entrevista de Síntomas del Autismo (ASI) fue desarrollada como un medio más eficiente para determinar los participantes que probablemente cumplirían con los criterios de diagnóstico estándar para TEA y que podrían someterse a un fenotipo más detallado en un momento posterior. Se basó en preguntas de la Entrevista Diagnóstica de Autismo-Revisada (ADI-R) pero a diferencia de esta, ASI se administra por teléfono, en menos de 15-20 minutos, por entrevistadores con un entrenamiento mínimo. Además, mientras que ADI-R es una medida de diagnóstico que obtiene información detallada sobre los síntomas y proporciona puntajes de dominio en las áreas de Comunicación, Interacción Social Recíproca y Conductas e Intereses Restringidos y Repetitivos, ASI fue inicialmente concebida como una herramienta de investigación que podría ser empleada para identificar rápidamente individuos con una alta probabilidad de tener TEA. Es decir, no arroja puntuaciones de dominio, indicadores de gravedad u otras métricas necesarias para proporcionar una caracterización fenotípica detallada de los participantes.

El desarrollo de ASI se guió principalmente por el análisis de los datos ADI-R. Debido a que ASI está destinada a identificar a individuos cuyo comportamiento actual es consistente con un diagnóstico de TEA, los autores se enfocaron en los comportamientos que se habían observado dentro de los últimos tres meses. Esto requirió que consideran diferentes algoritmos para niños de diferentes edades y niveles de lenguaje, dada la evidencia sustancial de que la concordancia entre síntomas específicos de TEA y un diagnóstico de TEA varía según las características de desarrollo del individuo.

El estudio se completó en dos fases. El desarrollo inicial de la entrevista fue guiado por análisis de datos de ítems ADI-R existentes, investigaciones pasadas sobre el desarrollo de instrumentos y grupos de padres y médicos expertos. Durante la fase de validación inicial, ASI se administró a padres de niños que luego se sometieron a pruebas exhaustivas para confirmar su diagnóstico de TEA u otro trastorno. Se desarrollaron dos versiones de ASI: una versión preescolar para niños de 2 a 4 años, y una versión para niños de 5 a 12 años, que es la que se validó en esta investigación.

Los resultados de este estudio de validación inicial indican que ASI puede servir como una herramienta útil para clasificar más rápidamente a los niños en edad escolar con TEA con fines de investigación. El algoritmo verbal mostró validez predictiva aceptable en comparación con los cuestionarios y listas de control. Una ventaja de esta entrevista en comparación con otras medidas de síntomas de TEA breves es que está pensada para realizarse por teléfono. Las entrevistas telefónicas ofrecen la oportunidad de aclarar ciertas preguntas y reglas de enrutamiento (por ejemplo, el entrevistador solo hace preguntas relevantes para la edad y el nivel de idioma del individuo), así como para registrar información adicional que el encuestado desea proporcionar. Para estudios de investigación, algunas familias también pueden ser más fáciles de contactar por teléfono que por correo.

Cuando se utilizó en combinación con los valores límite de TEA, ASI arrojó niveles similares de sensibilidad y especificidad en esta muestra que ADI-R. Sin embargo, a diferencia de ADI-R u otras entrevistas parentales semiestructuradas, como la Entrevista de Diagnóstico para Trastornos Sociales y de Comunicación (DISCO) o Entrevista de Desarrollo, Dimensional y Diagnóstica (3Di), ASI arroja solo una clasificación de sí vs no. Esta entrevista no proporciona el nivel de detalle que sería necesario para describir el perfil de síntomas o la gravedad del TEA. Además no alcanzó un nivel suficientemente alto de especificidad para justificar su uso de forma aislada. Es necesario algún tipo de observación directa estandarizada, como el ADOS, para mejorar la precisión de la clasificación, aunque eso es cierto para todos los instrumentos de diagnóstico breves disponibles hasta el momento.

Se requieren diferentes medidas para diferentes propósitos, y los objetivos clínicos y de estudios individuales deben considerarse cuidadosamente al seleccionar las herramientas de evaluación. Los investigadores se encuentran bajo una presión creciente para determinar rápidamente grandes grupos de niños con TEA, pero la precisión y la velocidad en la evaluación diagnóstica se superponen a un grado limitado. Es posible seleccionar de forma relativamente rápida una proporción considerable de niños con diagnósticos no TEA usando el instrumento ASI. Sin embargo, las distribuciones en gran medida superpuestas de las puntuaciones de ASI en niños con TEA (17 – 81) frente a diagnósticos no TEA (2 – 63) ilustran aún más la capacidad discriminativa relativamente pobre de esta entrevista cuando se usa de forma aislada. Por lo tanto, es probable que sea necesario algún tipo de evaluación en persona por parte de examinadores capacitados para lograr niveles de exactitud que se aproximen a los obtenidos a través de evaluaciones de diagnóstico clínico integrales. Dado que en cualquier caso puede ser necesaria una evaluación directa de algún tipo, es posible que los investigadores tengan tanto éxito utilizando el diagnóstico anterior de TEA informado por los padres como un medio de evaluar inicialmente a los niños en un estudio, en lugar de pasar por el proceso de administrar el ASI o una medida similar de síntomas de TEA.

Ha habido un gran desarrollo, refinamiento y aplicación de herramientas de diagnóstico estandarizadas para la práctica clínica y la investigación en TEA. En este punto, una prioridad es determinar la mejor manera de emplear diferentes herramientas, o combinaciones de herramientas, para diferentes propósitos. ASI, en edad escolar, es una entrevista para padres recientemente desarrollada que puede servir como una opción útil para los médicos e investigadores que desean utilizar la detección telefónica para identificar a los niños con alto riesgo de TEA y luego realizar evaluaciones en persona para verificar la identidad del TEA.

Modificado de:

Bishop SL, Huerta M, Gotham K, Havdahl KA, Pickles A, Duncan A, Hus Bal V, Croen L, Lord C. (2017) The Autism Symptom Interview, School-Age: A Brief Telephone Interview to Identify Autism Spectrum Disorders in 5-to-12-Year-Old Children. Autism Res. 10: 78–88. doi:10.1002/aur.1645.