Enseñar el desarrollo y autonomía en las actividades de la vida diaria (AVD) es fundamental para su hijo.

Así como cada individuo con TEA es diferente, no hay una edad cronológica única en la que se debe comenzar a trabajar estos aspectos, sino que dependen del desarrollo de cada persona. Por ejemplo, es posible que un joven adulto con TEA pueda vivir en forma independiente con muy poca asistencia mientras que otro requiera supervisión 24 horas diarias, 7 veces por semana.

Desarrollar estas capacidades en forma progresiva es la forma más efectiva de lograr tener éxito en esta tarea.

Enseñar a su hijo a realizar las diferentes AVD como higiene, alimentación, etc puede resultar fácil de decir, pero muchas veces es difícil de lograr sobre todo si su hijo ya está acostumbrado a que un tercero realice esas tareas por él. Uno puede estar apurado, cansado, nuestros hijos pueden oponerse a aprender cada uno de los pasos; sin embargo, es fundamental que los padres tomemos conciencia de la importancia que tiene este punto en el futuro de nuestros hijos.

Diez pasos para lograr independencia

Aumenta la capacidad de comunicación de su hijo

Sobre todo en caso de individuos no verbales es fundamental que desarrollen sistemas de comunicación efectivos. Evaluar el uso de sistemas aumentativos/alternativos de comunicación como PECS, dispositivos, lenguaje de señas, etc

Usar cronograma visual

Este ayudará a su hijo en la transición entre las diferentes tareas.

Trabajar tareas de autocuidado

esto incluye cepillado de dientes, peinado, etc. Intentar que se incorporen a su rutina diaria.

Enseñar a su hijo a poder pedir un recreo/ tiempo libre

Tener un lugar calmo/ actividad relajante la cual pueda usar cuando este sobreestimulado. Evaluar si requiere uso de auriculares como alternativa.

Incorpore a su hijo en las actividades del hogar.

Darle una actividad de la casa de la cual sea responsable. Si es necesario dividir las tarea en pequeños pasos para que pueda completarla.

Entrene a su hijo en el manejo del dinero

puede resultarle imposible de pensar pero comenzando paulatinamente puede resultar exitoso. Empiece en el kiosco haciéndolo pagar su golosina preferida

Enseñe pautas de seguridad viales

cruzar la calle, uso del semáforo, viajar en transporte público. Considere darle a su hijo una identificación especial con un teléfono de contacto y diagnóstico.

Enseñe actividades de ocio y tiempo libre

arte, natación, deporte, música, etc. Considere que forme parte de alguna actividad recreativa grupal.

Enseñar el autocuidado e higiene personal en la adolescencia

Realizar lista de tareas que incluyan ducha, enjabonarse, lavarse la cara, uso del desodorante, etc.

Comenzar actividades prelaborales

Desde los 14 años comenzar a introducir actividades vocacionales adecuadas a las capacidades de su hijo en ese momento.

Enseñar AVD

Un estudio presentado en IMFAR en 2015 mostró que el predictor más importante de resultados positivos en la vida adulta era la capacidad de autocuidado incluyendo higiene personal, cambiado, limpieza y alimentación. Estas capacidades eran más importantes que la presencia de lenguaje, el coeficiente intelectual o la severidad de los síntomas de autismo.

Uno de los tips útiles para enseñar AVD es pensar en la tarea que queremos que nuestro hijo aprenda y dividirla en pequeñas piezas que en forma paulatina nos hagan llegar a cumplirla

Por ejemplo, si queremos enseñarle que se bañe solo:

  • Identificar la ducha
  • Encender la ducha
  • Encontrar la temperature correcta
  • Usar el jabon para higienizar brazos, piernas y estomago
  • Usar el jabon para limpiar axilas y genitales
  • Mojarse la cabeza y usar shampoo
  • Enjuagarse la cabeza hasta que no salgan mas burbujas
  • Apagar la ducha
  • Secarse
  • Vestirse

Asegurarse de reforzar el logro de cada uno de los pasos. La motivación es critica para el aprendizaje

No se frustre cada paso puede tardar mas o menos tiempo pero no hay que dejar de pensar en el objetivo final: LOGRAR QUE NUESTROS HIJOS SEAN CADA VEZ MAS AUTOVALIDOS a medida que crecen.

No podemos siempre cambiar la severidad de los síntomas de TEA o el CI, pero si podemos enseñar AVD que los hagan cada vez mas exitosos en su vida adulta (Laura Kling, University of North Carolina’s TEACCH Autism Program)

Conclusiones

Independientemente de que su hijo logre tener estudios universitarios, viva con terceros o continue conviviendo en el grupo familiar la estimulación de las AVD es crucial para las personas con TEA. Es probable que usted se enfrente a su hijo y piense que no lo va a poder lograr. Sin embargo ir paso a paso por pequeños objetivos, celebrando los logros, sin dejarse vencer por los obstáculos que surjan y siendo muy paciente es la garantía del éxito. Recuerde, la transición a la edad adulta y la enseñanza de las habilidades que la acompañan es una maratón, no una carrera corta que debe hacerse a toda velocidad.