NO CORRAS

Que el autismo no tiene apuro para llegar a ningún lado.

Que tu hijo tampoco.

Que por llenarnos de horas y horas de terapia no vamos a conseguir que todo se vaya.

Que tu hijo no necesita estar fuera de casa todo el día para ganarle al autismo.

Que como vos, también necesita descansar.

Que tu hijo necesita más que nada una mamá y un papá que sepan parar, que sepan respirar, que sepan sonreír.

Que podés parar un rato, y no pasa nada.

Que podés darte ese permiso, sin culpas.

Que el autismo no necesita que te inmoles, que dejes de vivir.

Necesita que aprendas a vivir con él. A aceptarlo.

Con días donde quisieras volarlo de un plumazo, y días buenos.

Que los saltos más grandes de la vida se dan paso a paso.

Porque cada cosa tiene su tiempo.

Por eso no corras.

Por eso acordate de vivir.

(me lo digo a mí, y te lo comparto a vos mamá o papá azul)

Carina Morillo – mamá de Ivan, 18 años

Carina es presidente de la Fundación Brincar por un autismo feliz