Picture Me Playing se diseñó por J. Hobbs para enseñar habilidades de juego simbólico a niños con TEA.

  
El propósito de esta técnica es proporcionar una herramienta de enseñanza que permita a los estudiantes visualizar la secuencia de un juego organizado e imaginativo, así como el diálogo involucrado al participar con  pares durante el juego simbólico. Las historias de Picture Me Playing se construyen a partir de fotos de escenarios de juego y/o figuras de acción.
La imágenes forman una viñeta de juego simbólico similar a un episodio de juego simbólico que podría inventar sus pares neurotípicos con algunos personajes. Las historias muestran esquemas de juego imaginativo en primera persona. El diálogo simbólico de cada personaje es retratado en burbujas tipo comics en cada página, que sirven como guiones para los compañeros cuando se juega con un determinado juguete. Estas imágenes se presentan en páginas de 7 x 11 unidas por un anillo. También se incluyeron frases narrativas en cada página, pero no fueron usadas como guiones ni se les enseñaron específicamente a los niños. Más bien las frases narrativas garantizaban una consistencia de cómo la historia fue leída durante sesiones de grupo.
Durante la primera sesión de grupo se leyó la historia a los participantes y el papel fue interpretado por la maestra. A dos participantes se les dio la oportunidad de interpretar la historia con un compañero neurotípico. Durante la segunda sesión del grupo, se volvió a leer la historia y el resto de los participantes se turnó para interpretarla con un compañero neurotípico. Durante la tercer sesión, la historia fue revisada y modelada para los niños otra vez, pero esta vez el adulto no se adhirió rígidamente al dialogo ni a los eventos de la historia durante el juego. Se animó a los niños a inventar diálogos y eventos, además de producir el guión que se había practicado. Los niños participaron en juegos de rol de esta naturaleza durante el resto de la tercera y cuarta sesión. Una vez finalizadas las sesiones de grupo, cada participante recibió una sesión de práctica adicional con un compañero neurotípico.
En resumen, los participantes fueron expuestos a la historia en cinco ocasiones y dado tres oportunidades de práctica. Luego les dieron otra estructura de juego básico pero sin los guiones y evaluaron, no solo si los niños habían aprendido a jugar, sino si habían aprendido qué decir durante un juego cuando no tenían los guiones.
Modificado de:
Murdock L. C., Hobbs J. Q. 2011. Picture Me Playing: Increasing Pretend Play Dialogue of Children with Autism Spectrum Disorders. J Autism Dev Disord  41:870–878