Foto del primer día de taller de Gabo en brincar

Para nosotros Brincar fue un hermoso descubrimiento, un gran apoyo y soporte, siendo inmigrantes y recién mudados a un país del que conocíamos muy poco, en la Fundación nos sentimos muy bien recibidos, contenidos y apoyados.

En los grupos de familias nos encontramos con personas cálidas que nos recibieron con gran cariño y donde compartimos experiencias de vida con total comodidad, porque el otro te entiende fácilmente.

Por otra parte, nuestro hijo Gabo, tiene 4 años participando en los talleres de arte de Brincar y le encanta, lo adora, no falta! Es increíble el vínculo y el amor de las personas que llevan a cabo el taller, son excelentes y se nota la dedicación en cada actividad que preparan para los chicos!

En Brincar se trabaja con mucho corazón y eso se siente! Por eso los felicitamos en sus 10 años y nos sentimos muy agradecidos de formar parte de las familias Brincar!

Dilivan Querales de Ceballos, mamá de Gabriel de 12 años