• gallery
  • gallery
  • gallery

Vida Adulta

Uno de los mayores desafíos del autismo a nivel mundial es la creación y desarrollo de posibilidades y espacios para la adultez, en cuanto a vivienda, ocupación y recreación se refiere.

Por eso, preparamos a la persona, a su familia y a la comunidad para una vida adulta lo más independiente y autodeterminada posible. Nuestros principales planes incluyen:

 

Casa Brincar

La sociedad se centra en niños con autismo y se olvida de que la condición no desaparece al cumplir los 18 años. De hecho, el envejecimiento y abandono de las personas con autismo se ha convertido en un problema que en general se invisibiliza.

Muchos piensan que el TEA afecta solo a los niños porque se diagnostica en la infancia, pero lo cierto es que está presente toda la vida. Con el paso de los años, hay síntomas que se acentúan y también aparecen otros intereses, como el sexual.

No existen entidades públicas especializadas en terapias para adultos con autismo. Por eso en Brincar, nos estamos enfocando en la vida adulta. En darles herramientas y oficios para que los jóvenes con autismo puedan autoabastecerse y tengan un espacio donde convivir con los cuidados y necesidades particulares que requieren.

Estamos trabajando en construir la “Casa Brincar”, un espacio donde van a convivir un máximo de 5 adultos, acompañados las 24hs por asistentes médicos, personal de seguridad, etc.

Que sean mayores no significa que hayan alcanzado su máximo potencial. Siguen aprendiendo. Queremos darles la mayor autonomía y felicidad posibles.

Lo que hacemos por nuestros adultos:

  • Deporte y recreación.
  • Talleres de aprendizaje prelaboral.
  • Encuentros de padres para trabajar transición a la vida adulta.
  • Relevamiento de modelos de vivienda, ocio y ocupación.
  • Campaña de articulación para la generación de empleo en articulación con RedEA (Red Espectro Autista).
  • Espacios de esparcimiento para adultos con TEA y sus familias.

Andrés Simone